Wild Yam o Ñame Silvestre

Wild Yam

El Wild Yam es una alternativa natural a las terapias con estrógenos, usada para la terapia de reemplazo de estrógenos, en casos de sequedad vaginal relacionada con la edad, para los síntomas del síndrome premenstrual y los calambres menstruales, en casos de osteoporosis y como un energético natural al para aumentar la energía y el deseo sexual en los hombres y mujeres. Contribuye a aumentar el tamaño de los senos.

 

La especie de ñame medicinal, con uso en fitoterapia, es la Dioscorea villosa, que por ser originaria de México, también se la conoce como Ñame Mexicano.
 El Wild Yam es un tubérculo muy rico en Diosgenina, un derivado de la dioscina,
 sintetizada por primera vez en el año 1936 por investigadores japoneses.

En 1938, el Doctor norteamericano Rusell Marker observó durante uno de sus viajes por América Central, que las indígenas consumían el tubérculo llamado “cabeza” (como se le conoce vulgarmente) con el que aliviaban sus dolencias femeninas y fue precisamente entonces cuando descubrió el gran contenido en diosgenina del ñame silvestre mexicano, demostrando además que la diosgenina en contacto con ácido clorhídrico, se transforma en una molécula de progesterona bioquímicamente idéntica a la progesterona humana.

Este descubrimiento ofreció la posibilidad de sintetizar la hormona progesterona, procedimiento que hasta entonces era muy costoso y complicado, utilizando como base la diosgenina contenida en el ñame. En los años 50 la empresa farmacológica mexicana Syntex comenzó a producir las primeras píldoras anticonceptivas a partir de la diosgenina contenida en el ñame salvaje mexicano.

En los años 70 la demanda farmacológica mundial de esta planta creció de tal modo, que el gobierno mexicano tuvo que prohibir por un tiempo la exportación del ñame salvaje.

 

El Wild Yam y la dominancia estrogénica (aumento de estrógenos)

 

En 1993, el Doctor John Lee establece que muchos trastornos de la mujeres están estrechamente relacionados con la dominancia estrogénica, la cual se caracteriza por el aumento de los estrógenos en relación con la progesterona.

En resumen, si existe un exceso relativo de estrógenos (por uso de anticonceptivos, terapia de reemplazo hormonal con estrógenos, exposición a estrógenos ambientales, etc.) o una disminución relativa de los niveles de progesterona (trastornos anovulatorios, hipotiroidismo, dieta deficiente, estrés crónico, etc.), ocurre la dominancia estrogénica. Se estima que la incidencia de esta condición en el occidente es cerca del 50% en mujeres mayores de 35 años.

 

Causas del exceso de estrógenos (dominancia estrogénica)

 

  1. Animales criados y alimentados comercialmente: Se les administra hormonas tipo estrógenos y de crecimiento.
  2. Frutas y verduras cosechadas comercialmente: Más de 2 billones de kilos de pesticidas, herbicidas, fungicidas y otros biocidas se añaden a los alimentos cada año, y estos actúan como estrógenos dentro del organismo.
  3. Terapia de reemplazo hormonal (TRH): No se recomienda recibir estrógenos sin su contraparte de progesterona
  4. Sobreproducción de estrógenos: Tumores o quistes de ovario.
  5. Estrés: El estrés causa fatiga en la glándula suprarrenal y disminución de progesterona. El sustrato para producir las hormonas de respuesta al estrés (adrenalina y noradrenalina) es la progesterona
  6. La Obesidad: La grasa tiene una enzima para convertir las hormonas  suprarrenales a estrógenos.
  7. Deficiencia de vitamina B6 y magnesio: Son necesarios para la neutralización de los estrógenos en el hígado.
  8. Consumo de café (cafeína): El consumo de cafeína de cualquier fuente ha sido relacionada con niveles elevados de estrógenos.

 

El exceso de estrógenos puede causar:

 

  • Ansiedad por comer dulces.
  • Aumento de peso.
  • Cáncer de endometrio.
  • Cáncer de pecho.
  • Depresión.
  • Desequilibrios de la glucosa.
  • Falta de deseo sexual.
  • Hinchazón de pechos.
  • Menstruaciones irregulares.
  • Osteoporosis.
  • Pechos fibroquísticos.
  • Retención de líquidos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Sigue descubriendo el maravilloso mundo de las plantas medicinales y sus propiedades