Desarrollo y remedios naturales de las alergias

 

 

Según un informe elaborado por la World Allergy Organisation (WAO) en el 2006, el conjunto de enfermedades alérgicas representan la causa más común de enfermedad crónica en países desarrollados y está aumentando su incidencia en países en desarrollo. La WAO estima que el 30-40% de la población mundial sufrirá como mínimo un episodio alérgico a lo largo de su vida y es que los factores genéticos y ambientales son determinantes en el desarrollo de esta patología.

 

Una reacción alérgica o de hipersensibilidad es un proceso por el que un individuo reconoce como extraña una sustancia, denominada alérgeno y normalmente inocua para la mayoría de la población, que provoca en éste una reacción específica y desproporcionada del sistema inmunitario.

Los principales alérgenos conocidos son los pólenes, los insectos, los ácaros del polvo, los hongos, los restos epiteliales de animales de compañía (pelos, escamas, saliva, orina o heces), algunos alimentos y aditivos (huevo, leche, pescados, mariscos, frutas, frutos secos) y medicamentos.

Algunas alergias pueden manifestarse en determinados períodos del año, son las llamadas alergias estacionales o bien las manifestaciones clínicas persisten a lo largo de la vida pero pueden aparecer períodos de empeoramiento intenso, que se relacionan con la exposición al agente que produce la alergia.

Las alergias estacionales suelen estar más vinculadas a los alérgenos que entran en contacto por vía aérea y que provocan una reacción alérgica en el tracto respiratorio (conjuntivas, nariz y bronquios).

Concretamente, el polen de los árboles (plátano, olivo, ciprés, abedul…) sobre todo al inicio de la primavera y el de las gramíneas muy importante en nuestro medio, de mayo a julio así como un pico en otoño, originado sobre todo por arbustos, representan los períodos de máxima sensibilización.

Otras reacciones alérgicas están más vinculadas a las formas perennes, es decir causadas por alérgenos que pueden provocar sintomatología alérgica durante todo el año, cada vez que el individuo susceptible está expuesto al agente causal de dicha alergia.

Los alérgenos que suelen estar implicados son los ácaros, los animales de compañía, los alérgenos de exposición laboral (tintes, gomas, conservantes, fragancias, harinas, maderas, látex…), alimentos y aditivos así como ciertos medicamentos. Suelen provocar tanto alergias respiratorias, como manifestaciones clínicas en la piel, sobre todo por contacto con determinados agentes.

 

En función de la vía de exposición los alérgenos se pueden clasificar en tres categorías:

 

  1. Los alérgenos inhalantes
  2. Los contactantes
  3. Por ingestión o inoculación.

 

 

¿Como se desarrolla una respuesta alérgica?

 

La alergia estacional o aguda es una respuesta de hipersensibilidad que aparece cuando una persona se pone en contacto con el alérgeno al que está sensibilizado. Una de las formas más frecuentes de hipersensibilidad, que conduce a la reacción alérgica, es la que conocemos como hipersensibilidad inmediata. Se trata de un mecanismo de respuesta inmunológico en el que intervienen un tipo de anticuerpo conocidos como inmnunoglobulinas E (IgE). Estos anticuerpos se producen en respuesta a la exposición del alérgeno en cuestión.

Las Ig E participan junto con determinadas células del sistema inmunitario, los mastocitos y basófilos, en el reconocimiento del alérgeno, uniéndose a él. De este modo, los mastocitos y basófilos liberan sustancias como la histamina y otros mediadores inflamatorios (leucotrienos, prostaglandinas, etc.) que generarán los síntomas característicos de las reacciones alérgicas sobre los órganos diana (bronquios, nariz, ojos, piel).La respuesta alérgica no se produce la primera vez que se está expuesto al alérgeno, sino que esta primera vez, se activa un proceso silencioso llamado sensibilización. Los anticuerpos deben producirse tras una o varias exposiciones previas al alérgeno. Así la generación de IgE, en pacientes sensibilizados, hará que el organismo en la siguiente toma de contacto se vea capacitado para reaccionar rápidamente frente al alérgeno provocando los síntomas típicos de la reacción alérgica

 

Remedios caseros para la alergia

 

COMINO NEGRO (Antihistamínico y anti inflamatorio natural)

 

El efecto antiinflamatorio del aceite de las semillas del comino negro se ha demostrado en diversos estudios realizados sobre pacientes con rinitis alérgica. Alivia los síntomas asociados a la rinitis como son la congestión nasal, el picor, la rinorrea, o los estornudos. También ejerce una actividad antihistamínica y una cierta actividad broncodilatadora en pacientes asmáticos.

 

QUERCITINA (Antihistamínico y anti inflamatorio natural)

 

La quercitina, antihistamínico natural, es un flavonoide que estabiliza las membranas de los mastocitos reduciendo la liberación de histamina. Además inhibe la producción de enzimas que intervienen en la síntesis de otros mediadores inflamatorios como los leucotrienos y las prostaglandinas, implicados en la enfermedad alérgica. Es también un antiinflamatorio natural.

 

BROMELINA (Mucolítico natural)

 

Su actividad se centra en su acción mucolítica en las enfermedades respiratorias. Además reduce el edema y la inflamación asociado a la rinitis alérgica.

 

BIOFLAVONOIDES CÍTRICOS (antioxidantes y antihistamínicos naturales)

 

Los flavonoides son antioxidantes clave con actividad antihistamínica que alivian las molestias de la alergia primaveral.Los bioflavonoides cítricos son extraídos de frutas como el: pomelo, limón o la naranja en los que encontramos bioflavonoides como la rutina, hesperidina, quercitina o naringina.

 

ACIDOPHILUS (Antialérgico)

 

Numerosos estudios han puesto de manifiesto los efectos beneficiosos de los probióticos sobre las alergias producidas por intolerancia alimentaria y en eccema atópico. Se ha comprobado que los pacientes alérgicos poseen una microbiota intestinal que difiere respecto a la flora intestinal sana. El mecanismo antialérgico se explicaría por su efecto barrera sobre la mucosa intestinal, reduciendo así las probabilidades de que los alérgenos puedan atravesar dicha barrera y por tanto evitaríamos la exposición a ellos. Además aumentan la producción de inmunoglobulinas A (IgA) que contribuyen a la eliminación de los alérgenos alimentarios en la mucosa intestinal.

 

VITAMINA C (Antioxidante)

 

Previene la secreción de histamina y aumenta su detoxificación. Se han encontrado niveles altos de histamina en pacientes con bajos niveles de vitamina C. En el asma, también ejerce un efecto positivo ya que mejora los síntomas respiratorios.La Vitamina C es también conocida por sus propiedades antioxidantes. Estimula el sistema inmunitario y ayuda a prevenir y tratar los catarros comunes y gripe.Varios estudios clínicos demuestran que es posible acortar el curso del catarro común tomando entre 500 mg y 1000 mg de vitamina C cada 2 horas. Tiene propiedades antiinflamatorias y antivíricas.Es esencial en la formación de colágeno. Es importante para el buen desarrollo y mantenimiento del tejido conectivo, los dientes, encías, huesos, ligamentos y vasos sanguíneos. Promueve la absorción del hierro y el metabolismo del

 

EL AJO (Mucolítico y expectorante natural)

El ajo es un mucolítico y expectorante natural y también antitusivo y antiinfeccioso. En general los alimentos del género Allium (ajos, cebollas, etc.), debido a sus riqueza en compuestos azufrados, son altamente mucolíticos y antitusivos.

 

Todo el material publicado en este sitio sólo tiene fines informativos para profesionales y, en ningún caso, tienen el ánimo de sustituir el consejo, ni el tratamiento de su médico o profesional de la salud.

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Sigue descubriendo el maravilloso mundo de las plantas medicinales y sus propiedades